Skip to content

Amsterdam en HDR

En mi primera noche en Ámsterdam llovió, discreta y románticamente. Las calles húmedas reflejaban las luces de la calle y vestido con el frío del otoño, me dispuse a caminar por la ciudad que tanto había deseado conocer. Era una sensación extraña, algo como si en algún momento hubiese estado ahí. A cada paso se respira el pasado y al final de la calle se puede ver el brillo del futuro. Una ciudad llena de historia se abre ante mi mañana…

¡Parece una pintura!  Escuché decir a alguien. ¿Cómo no parecerlo? Si, fue tomada en la ciudad de Rembrandt, maestro de la luz y las sombras.

Ámsterdam está llena de arquitectura, detalles y un paisaje muy poco parecido a los de mi tierra. Los colores no abundan como en el trópico, los grises de tinte azulado, el ocre y las texturas aterradas dominan la escena. Y dada la gran cantidad de pasillos, calles cerradas y lo profundo de las sombras, es difícil acertar con una exposición que me permita conservar todos los detalles de la escena.

Por las condiciones de amplia distancia entre las distintas lecturas de exposición, decidí utilizar el HDR como una técnica que me permitiese conservar la mayor cantidad de información y detalles, tanto en las sombras como en las luces. Y  luego, en post producción, poder recrear aquello que había visto  para no dejarlo perder en la profundidad de esas sombras tan fuertes que se proyectan sobre mí y el brillo de un cielo muy azul y luminoso, que va y viene, en una hermosa danza, con nubes de aspecto tormentoso y dramático.

Utilicé una técnica HDR de 3 exposiciones. Una fotografía me daría la exposición ideal del área que buscaba exponer y entre las otras dos, tendría una foto con dos exposiciones por arriba (2EV+ sobre expuesta) y la otra con dos exposiciones por debajo (2EV- sub expuesta). Por lo general, debería utilizar la velocidad de obturación más alta posible y negociar con los valores de ISO más bajos, para evitar el exceso de ruido digital (nada bueno para la postproducción de HDR).

Gracias al HDR regresé con hermosas imágenes que me permitieron almacenar mucha información y conservar una gran parte de eso que vi entre las sombras y las luces. Así como una amplia gama de colores y tonos, que le darían un look casi pictórico a las imágenes finales.

El HDR es muy útil para generar fotografías blanco y negro, muy parecidas a las que se podrían obtener con la película analógica, ya que  tiene una gran latitud en su sensibilidad, lo cual buscamos reproducir con esta técnica.

¡Sabía que se besarían!  Era solo cuestión de tener paciencia…

Una escena romántica, en uno de los lugares más hermosos, era un momento perfecto: Un contraluz radiante, el brillo amarillento del sol sobre la calle y los colores cálidos teñían todo con un look añejo… Un beso caminado por Ámsterdam.

Gran cantidad de detalles en las sombras y en las luces. Colores muy vivos y acentuación de las texturas, son algunos de los beneficios de aprender y practicar el HDR. Le invito a explorar esta técnica, la va a disfrutar muchísimo…

Qué  bonita expresión lucen las personas cuando les pides posar con sus perros, se puede ver el orgullo y el amor que sienten por sus mascotas. Con HDR es posible fotografiar personas y obtener hermosos resultados . Se enriquecen las texturas, se vuelven profundas y detalladas las sombras.

Fotografía, postproducción y redacción: Jesús R. Campos.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Amsterdam en HDR

En mi primera noche en Ámsterdam llovió, discreta y románticamente. Las calles húmedas reflejaban las luces de la calle y vestido con el frío del

Ver más
Play Video